8/02/2017

LOS PILARES DE FIERRO

El jugador del Guadalajara encuentra en las figuras de su madre y su hermano fallecido, las motivaciones para mantenerse como persona de bien y crecer como futbolista.

Carlos Fierro se ha consolidado en el esquema de Matías Almeyda y el propio jugador desea seguir aprovechando sus oportunidades.
  Carlos Fierro se ha consolidado en el esquema de Matías Almeyda y el propio jugador desea seguir
  aprovechando sus oportunidades.



(02/AGO/2017)- Los hermanos Gustavo Iván y Carlos Fierro tuvieron un sueño: jugar futbol en el primer equipo de Chivas. No pudieron cumplirlo por el cáncer que padeció Iván.

Llegaron a alinear juntos en una Tercera División, pero el deseo de coincidir en el primer equipo no se concretó porque el destino tenía otra historia preparada y Carlos lo recuerda como si hubiera sido ayer.

“Fue difícil, en un partido que tenía que salir a banca me dicen que mi hermano murió, tuve que irme a Sinaloa para estar con él. Fue difícil el inicio, no tenía ganas de jugar, no quería estar acá, (estaba) desanimado totalmente pero las últimas palabras que me dijo fueron que cuidara a mi madre”.

Iván se fue. Doña Irma Delia Guerrero, madre del jugador del Rebaño, dedicó toda su atención en Carlos, que vivía afectado por la partida de su hermano, su ídolo, su ejemplo a seguir.

Emocionalmente Carlos no se encontraba, vivía sin deseos ni ambición, pero recordó las palabras que Iván le dijo instantes antes de partir y sacó fuerzas apoyado por doña Irma, quien desde aquel momento no lo ha dejado solo un instante, así que el jugador del Rebaño comenzó a cumplir su promesa.

“Le prometí que me la traería a Guadalajara, que no la dejaría sola. Mi mamá es mi pilar, a mi hermano que está arriba se lo prometí y siempre digo que en la cancha hago trampa, porque somos dos, mi hermano juega conmigo en la cancha. Así le voy a hacer, traeré a mi madre mientras tenga vida a todos lados y por él estoy acá, me siento fuerte. Sacaré a mi madre adelante siempre”.

El ser futbolista profesional no le compra ningún tipo de privilegio a Carlos; el propio jugador dice que su madre lo va guiando por el buen camino y si en algún momento toma una vereda que no le va a traer nada, su propia madre lo pone en alerta o lo regaña si lo merece.

“Mi madre cuando hago cosas mal es la primera que me regaña y estamos muy juntos, es lo que nos mantiene bien, jalamos parejo en todo, siempre. Es algo que ella me dice, que los pies siempre los tengo que poner bien firmes en la tierra”.

Fierro es autocrítico y acepta consejos cuando son para mejorar. Dice que le gusta que le hagan ver sus errores en lo personal y en lo profesional, al tiempo que promete no cambiar jamás su forma de ser.

“Donde quiera que esté, siempre haré lo mismo, estaré con la gente, porque este Carlos que ven es transparente dentro y fuera de la cancha”.

LA RELACIÓN CON SU PADRE
Sin hacer mucho vuelo o entrar en mayores detalles, el campeón mundial Sub-17 en 2011 habló sobre la cercanía que tiene con su padre, estableciendo que la relación con él es cordial.

“Mi padre sabe que lo quiero, vive en Aguascalientes, hablo con él, sabe que estoy para él cuando lo requiera, lo he invitado a los partidos y por su trabajo no ha podido. No es que lo esconda, hablo con él, nos llevamos muy bien, pero (entrar en detalles) son cosas muy personales y mi madre estuvo ahí siempre, ella es mi todo”.

LE COSTÓ SER UN EXTREMO
En las Fuerzas Básicas de Chivas, Carlos Fierro siempre fue goleador, pero conforme pasó el tiempo en el primer equipo lo comenzaron a utilizar por fuera.

El puesto de goleador estaba cubierto por elementos de mayor experiencia y por sus cualidades de ser rápido, encarador y pícaro lo movieron hacia los costados y asumió el rol de un extremo, lo cual no le desagrada, pero aceptó que hacerse a la idea a una nueva posición le costó trabajo.

“Mi posición favorita será centro delantero o atrás del goleador. Con el profe Gutiérrez fue mi primera posición, pero dije el torneo pasado que si estoy jugando por fuera, no puedo estar pensando como centro delantero, me impedía abrir mi mente de extremo y el torneo pasado me dije ‘tienes que pensar como extremo, enviar mejores centros, encarar, dar asistencias’ y así lo he venido haciendo”.

AMBICIOSO
Pensando a futuro dentro del futbol
Entre sus metas, Carlos Fierro quiere ser uno de los mejores extremos del futbol mexicano porque quiere estar en la Selección mayor y después dar el salto al balompié de Europa.

LAS FRASES
“Somos muy fuertes mi mamá y yo, somos guerreros, siempre le damos para adelante y como decía mi hermano, ‘para atrás ni para agarrar viada’”.

“Mi mamá es mi todo, mi padre y mi madre. Es una guerrera en toda la extensión de la palabra. Sin ella no sería el mismo, este ambiente te lleva a malos caminos y el apoyo de los padres es muy importante”.

“Tengo metas a cumplir, quiero crecer como profesional, como persona, ir a la Selección mayor, Europa y que el equipo logre más objetivos. Me siento maduro y disfruto jugar en Chivas”.
Carlos Fierro, jugador de Chivas

 INFORMADOR