5/16/2017

PIZARRO Y ZALDÍVAR, LOS COMODINES DE ALMEYDA PARA SEMIFINALES

El jugador de chivas Pizarro regresó al futbol después de varias semanas de estar en su rehabilitación muscular.

Zaldívar y Pizarro durante el juego de fase regular ante Santos.
  Zaldívar y Pizarro durante el juego de fase regular ante Santos.


(16/MAY/2017)- "A Pizarro lo tengo a un 80 por ciento recuperado", dijo el Pelado sobre su volante quien regresó tras varias semanas de estar trabajando en su rehabilitación muscular. Rodolfo Pizarro volvió y regresó el futbol.

Cuando se le fichó Almeyda pensaba en él como la mejor compañía para Orbelín Pineda, como el socio perfecto, y el argumento se quedó corto en su momento, aunque la cifra que se pagó fue larga. "Son los mexicanos con mejor manejo de pelota y siempre quedan frente al marco", y es verdad, a Pizarro se le extrañó en demasía en su ausencia, pero a su vuelta el equipo recuperó volumen de juego y Pulido se quedó fijo en el ataque y Pizarro hacía jugar al Chapo Sánchez, a Orbelín y a Pulido.

Pizarro puede jugar de doble contención, además que también puede estar de interior, aprovechando los huecos que dejen los laterales y centrales o hasta de media punta. Pizarro es ese jugador comodín que puede jugar tres o cuatro posiciones por partido, que juega y hace jugar y que Almeyda extrañó en los seis partidos que se jugaron en abril. Sin Pizarro las Chivas no ganaban y en su vuelta pudieron vencer a los Zorros y avanzar a las semifinales.

Ante su regreso triunfal la duda de Almeyda es si ponerlo o no a Pizarro como titular ante el Toluca o hacerlo entrar para la segunda parte. De momento, Pizarro está considerado para ir de inicio ante los Escarlatas, aunque no está al 100 por ciento.

En el caso de Ángel Zaldívar, Chivas recupera a un centro delantero que puede moverse por cualquier parte del área, además, suele jugar por la banda izquierda, de nueve clavado o hasta de nueve y medio. El zurdo formado en la cantera rojiblanco le ha hecho mucha falta al equipo y a Alan Pulido, ya que con el Chelito el equipo tiene más pegada y presiona desde la salida a los defensores rivales.

Ahora con estas dos altas las posibilidades de Matías crecen sobre manera, ahora ya no tiene un plantel limitado, con ellos dos el equipo crece en volumen de juego y puede generar más futbol. El Chelo está para jugar la segunda parte, su lesión en el tobillo izquierdo ha quedado en el pasado, pero obvio no está para los 90 minutos.

CIFRA
300 pesos costarán los boletos más baratos para el juego del domingo ante Toluca y los más caros estarán en mil 500 pesos. Desde este martes estarán a la venta para abonados en las taquillas del estadio y vía electrónica.

 MILENIO