4/21/2017

CHIVAS PRESUME COPA CON SU AFICIÓN DE CAPITALINA

El Rebaño celebró su reciente título con la afición de la Ciudad de México. El campeón de la Copa MX fue recibido de gran forma en su llegada a la capital del país.

Chivas da de 'beber' a su gente la Copa.
  Chivas da de 'beber' a su gente la Copa.


(21/ABR/2017)- La Ciudad de México una vez más se pintó rojiblanca con la llegada del Guadalajara, el cual aprovechó su encuentro ante Cruz Azul de este fin de semana para celebrar la obtención de la Copa MX con sus seguidores.

Cientos de aficionados arribaron al hotel de concentración una hora antes a la llegada del equipo, cantando, tocando tambores y trompetas, lo que anunciaba la celebración que tendrían con su club.

La llegada del camión del rebaño sobre la calle Dakota provocó el júbilo de su gente, la cual comenzó a cantar e hicieron retumbar la zona con sus gritos y aplausos.

Conforme los jugadores bajaron del autocar comenzaron los festejos y el punto alto lo provocó su capitán, Carlos Salcido, quien alzó en todo lo alto el trofeo copero.

Con saltos, porras y banderas ondeando fue como Rodolfo Cota, Alan Pulido, Orbelín Pineda y Carlos Fierro cantaron con los suyos.

A pesar del operativo de seguridad, la gente respondió de gran manera. Familias completas se dieron cita para ver a sus héroes, los cuales se impusieron el pasado miércoles en tanda de penales al Morelia.

PASILLO EN CDMX
El nuevo campeón de Copa ya está en la Ciudad de México, donde decenas de aficionados los esperaron con el deseo de ovacionarlos tras su logro más reciente. El Guadalajara arribó a la capital mexicana antes de medirse al Cruz Azul en la recta final de la Liga, un torneo ansiado por sus seguidores.



La afición rojiblanca los esperaba con ansias. Como ya es una tradición cada vez que visitan la Ciudad de México o al menos cuando llegan a este aeropuerto, decenas de seguidores se organizan para darles la bienvenida y de paso luchar por una fotografía o algún autógrafo. Solo algunos lo consiguieron.

Para festejar su llegada y sobre todo, su logro en Copa, de nueva cuenta los aficionados se organizaron de tal modo que formaron un pasillo para que pasaran los elementos del Rebaño mientras recibían los aplausos y la ovación en general.

Esta vez no hubo banderas ni cánticos que retumbaran en la terminal aérea como en ocasiones anteriores. Eso lo guardaron gran parte de los fans para el hotel de concentración donde el equipo recibirá serenata ya entrada la noche.

Los empujones sí que fueron constantes sobre todo, cuando Alan Pulido apareció y generó una emoción sin igual de los aficionados, quienes deseaban a toda costa una fotografía del delantero.

Después de unos cinco minutos que tardó en salir el equipo por completo, se replegó la gente y algunos corrieron hacia el hotel de concentración para continuar con la fiesta. El anhelo, conseguir el doblete.