4/18/2017

CAMILO ROMERO RECUERDA EL ÚLTIMO TÍTULO ROJIBLANCO EN CASA

El ex jugador de Chivas recuerda hace 20 años cuando Guadalajara ganó en el Verano de 1997. ‘No la vayan a cagar’, fueron las palabras del ‘Tuca’ Ferretti.

Camilo Romero en la imagen con unos jóvenes.
  Camilo Romero en la imagen con unos jóvenes.


(18/ABR/2017)- "Íbamos del hotel de concentración al Estadio Jalisco, pero al momento de pasar por el Club Guadalajara ya había una fiesta dentro como si ya hubiéramos ganado la final, al ver eso nos quedamos callados por el nervio de saber que teníamos una responsabilidad muy grande. En ese momento el 'Tuca' Ferretti paró el camión, nos miró a todos y nos pidió que no nos fuéramos a cagar".

Camilo Romero recuerda. Toma el celular y lo lleva a su oído para escuchar un audio que guarda las palabras que dijo hace casi 20 años, justo después de quedar campeón con Chivas en el Verano 1997. Pone atención a cada detalle, sonríe y después señala que la piel de su brazo se ha erizado.

Hoy sus memorias están más vivas que nunca a sabiendas de que este miércoles Chivas tendrá una nueva oportunidad de levantar un título en casa, esto cuando reciba al Morelia para disputar la final de la Copa MX. Aunque ahora lo vivirá como aficionado y en un escenario y estadio diferente, la emoción convirtió al ex jugador rojiblanco en un cúmulo emociones que recuerda con lujo de detalle aquella página gloriosa de su carrera.

"Aquel día teníamos una responsabilidad muy grande al jugar una final como locales, pero después de las palabras del 'Tuca' estuvimos tranquilos, él nos dijo que la fiesta ya estaba puesta, que ahora sólo había que vestirse de frac para llegar a tiempo al festejo. Después del mensaje del entrenador volvió la alegría que caracterizaba a ese equipo. Íbamos cantando y gritando en el camión como si fuéramos campeones, como si no tuviéramos que ganarle antes a un equipo tan complicado como lo era Toros Neza".

En su papel de visor del Club Deportivo Guadalajara, Romero observa cada detalle dentro del Torneo Nacional de Escuelas Chivas. Sentado a un costado de la cancha donde juega la categoría 1999, el ex zaguero del Rebaño toma nota y a la vez retrata el ambiente de aquella tarde donde a su parecer se tituló como futbolista profesional.

"Teníamos una responsabilidad con 50 y tantas mil gentes que nos esperaban en el Jalisco, querían que fuéramos campeones. Esas imágenes nos quedan muy claras, las personas añoraban un campeonato y eran tiempos distintos, por ejemplo dejaban entrar las banderas con todo y palo en todas las zonas del estadio".

"El grito de Chivas se escuchaba muy fuerte, la gente se puso de pie después del sexto gol y el estadio se convirtió en un barrio que esperaba el final del partido. A la salida hicimos como tres horas intentando llegar a La Minerva y no alcanzamos a hacerlo por la multitud, por toda la gente que estaba en las calles festejando, aventando bolsas llenas de agua desde sus azoteas. Había mariachi en todas las calles, los carros estaban pintados, fue una fiesta nacional muy merecida para la gente".

Sabedor de que aquella tarde de gloria está por cumplir dos décadas, Romero reconoce que hoy los jugadores del Rebaño tienen una oportunidad inmejorable para grabar su nombre en la historia del club, ya que así como pasó hace 20 años, la expectativa es grande por ver al Rebaño levantar un título en casa.

"La clave será que mantengan el ritmo los 90 minutos, si Chivas lo hace no tendrá problemas para salir campeón. El estadio estará lleno, hay mucha euforia por ver a Chivas en una final, no habrá espacio. Todos los que le vamos a Chivas los vamos a disfrutar", finalizó.

 INFORMADOR