7/13/2016

MATÍAS ALMEYDA QUIERE PROTEGER A ÍDOLOS DE CHIVAS

El técnico de Guadalajara aseguró que la salida de Omar Bravo dejó dolido al equipo. Matías Almeyda sabía que Bravo se iría.

El técnico de Chivas, Matías Almeyda.
  El técnico de Chivas, Matías Almeyda.


(13/JUL/2016)- El técnico de Chivas, Matías Almeyda, aseguró que la salida de Omar Bravo dejó dolido al equipo, sin embargo, serán los que más criticaban al delantero y en su momento pedían su suplencia, quienes más le extrañen en un futuro.

"Omar tuvo una temporada pasada en donde no pudo convertir goles y se desgastó bastante con muchos comentarios, siempre digo que desde algún lugar a los ídolos se les debe proteger. Fuera de la cancha, dentro, lo que respecta a mí, lo hice lo máximo posible y hoy muchos lo van a extrañar por qué en su momento lo criticaban y su predisposición fue excelente. Pasaron 8 o 9 fechas sin convertir y muchos pedían que lo sacara", comentó.

El título de la Supercopa MX era para el argentino un anhelo, pues en el grupo eran conscientes de que con ese juego un histórico de la institución se estaría despidiendo.

"Habíamos tenido varias charlas y uno como entrenador trata de que el jugador sea feliz y no interponerse uno en decisiones ya tomadas, después deseaba que el final fuese ese y en realidad fue perfecto. Anhelaba que por el consiguiéramos ese título, pudiéramos levantar ese trofeo y tuvo un regalo de Dios", dijo el DT del Guadalajara.

ALMEYDA SABÍA QUE BRAVO SE IRÍA
Ya no estaba cómodo Omar Bravo, Matías Almeyda lo sabía y entiende el que se haya ido del club. El técnico-manager del "Rebaño" estaba informado que el delantero mochiteco se iría de la institución, ya lo había notado intranquilo, con mucha presión y le deseó buena suerte al sinaloense, a quien calificó como un ser humano extraordinario.

"En principio algo sabía, por eso creo que se resume todo en un abrazo final que tengo con Omar de agradecimiento y un recuerdo que me quedará toda la vida de haberlo entrenado, de haber participado dentro de un vestidor; como entrenador soy de respetar decisiones y le deseo lo mejor, se lo merece, se fue como deseamos, levantando un trofeo y haciendo un gol".

No tiene queja alguna de Bravo, siempre se entregó al cien por ciento, ya la determinación que tomó el jugador se dio por algunos inconvenientes que se dieron en un cierto tiempo, pero con todo y eso, jamás bajó la forma de trabajo.

"Me queda ese recuerdo del ser humano, su familia y la parte deportiva le tocó salir, pero la predisposición fue excelente, no tengo más que palabras de agradecimiento deseándole una espectacular continuación de su carrera en otro futbol".

El pastor dijo que siempre entendió la postura de Bravo, quien tenía una buena comunicación con él y no le quedó más apoyar su determinación, porque jamás buscará tener a alguien que no esté contento en su plantilla.

"Venía sabiendo yo, habíamos tenido varias charlas y uno como entrenador trata de que el jugador sea feliz y no interponerse uno en decisiones ya tomadas, después deseaba que el final fuese ese y en realidad fue perfecto. Anhelaba que por él consiguiéramos ese título, pudiéramos levantar ese trofeo y tubo un regalo de Dios que fue convertir ese gol, despidiéndose como un grande, como lo es él".